martes, 9 de junio de 2015

Ologwagdi: “Hasta la sonrisa siempre.”

Como trabajo final del módulo de periodismo del Diplomado de Creación Literaria 2015 de la UTP realicé una entrevista al gran maestro Ologwagdi, la cual possteriormente fue compartido por la bella gente de Chicha Fuerte, a continuación se las comparto.

Ciudad de Panamá, Panamá (1 de mayo de 2015). Siendo su nombre “españolizado” Armando Díaz Rivera, Ologwagdi me recibió para entrevistarlo a las 12:02 am en la Casa Roja en Perejil, en lo que él mismo denominó la virginidad de la mañana del 1 de mayo.

Con su típica sonrisa y ropa de trabajo llena de manchas de pintura empezamos nuestra conversación sin él descuidar los rostros de los mártires de Chicago que retrataba. “Tengo como costumbre los 30 de abril amanecer apoyando a la clase obrera, yo me considero un hijo de obrero y soy un obrero del arte.” – Dijo con sencillez mientras agarraba un lápiz con una mano y una cerveza con la otra.


¿Tienes un recuerdo valioso de todos esos 30 de abril?
“Fue hace cuatro años atrás en Espacio Común, David Robinson, como a esta misma hora, me dijo que lo habían llamado para darle la noticia que Raúl Leis había muerto. Me dije ‘no puede ser´, fue una conmoción muy grande porque estábamos pintando pancartas para la marcha del Día del Trabajador y todos andábamos felices. Siento que el mejor homenaje que él tuvo fue cuando en la tarima del SUNTRAC [al día siguiente de su muerte] dijeron: Aquí estaría con nosotros el compañero Raúl Leis, por él un aplauso. Ya de eso cuatro años, y me parece que ha sido el mejor homenaje postmorte que ha tenido.”

¿Sientes que cuando pintas lo haces como arte de protesta o conciencia social? ¿Cuál es tu motor?
“Hago esto porque soy un ser humano. Tengo dolores, tristezas, alegrías penas, pero más que todo porque me considero hijo de la clase obrera, y si un grupo de la comunidad necesita de mi arte, ahí estaré. No tendré otras cosas en mi mano, pero tengo un pincel.”

En tus inicios te inclinabas más por el arte erótico, ¿cómo hiciste esa transición?
“Todavía sigo con el arte erótico, nunca lo dejé. Yo soy producto del erotismos y el amor de una pareja, por eso lo único que puedo ofrecer al mundo es amor.”

¿Qué es mejor, pintar o hacer el amor?
“Se meten entre el uno y el otro. El arte se mete en el amor, el amor se mete en uno y se vuelve carnal. Yo hago el amor como pintando.”

¿Qué significa el amor?
“Significa todo y significa nada.”

¿De dónde surge el nombre Ologwagdi?
“Tiene un significado largo, pero yo lo resumiría en Hombre sencillo sobre la madre tierra.”

¿Te gusta más Armando Díaz u Ologwagdi?
“Ambos nombres tienen poesía, como se dice: Estoy armando días y desarmando noches.”

¿Cuántos rostros has pintado?
“No lo sé, yo siempre fui tímido, pero cada vez que llegaba un visitante a casa lo dibujaba, pero no entregaba las imágenes. Luego iba y se las daba a mi abuelo, cuando él se fue se las llevó todas.”

¿Hay algún retrato que guardes como tesoro?
“Un retrato de mi hija. Está todo amarillento y se salvó de la Invasión. He hecho réplicas y lo tengo recortado para llevarlo conmigo.”

En tus propias palabras, ¿cómo defines tu trabajo?
“Yo pinto gente que en sus circunstancias no fueron ellos, sino lo que el pueblo quería. Ellos se expresaban al final con su personalidad, por eso digo que no soy retratista, yo pinto personas con su personalidad.”

¿Al ser guna crees que tu arte imprimes tu cultura?
“Sí, me considero un ser intercultural.”

Muchos te consideran el eslabón encontrado entre corrientes de arte centroamericano, pintaste con Cáncer [Ortega Santizo], estuviste en la transición del arte pre y post Invasión, ¿te siente con algo de responsabilidad en esa posición? ¿Cuál es el papel de la nueva generación de artistas?
“No me siento con responsabilidad. Yo soy muy respetuoso con el tiempo y creo en los jóvenes, yo fui invitado como joven y ahora le toca a los jóvenes definirse.”

¿Crees que formar parte de El Kolectivo ha ayudado para que más jóvenes sepan lo que haces?
“No sé, pero sí sé que me hizo crecer como artista. Mi arte se convirtió en un arte con propósito, un arte público.”

¿Qué diferencia hay entre un fúsil y un pincel?
“Eso lo define el tiempo.”

En un mundo influido por la guerra, el militarismo, el colonialismo, ¿cómo el arte puede influir en cambiar un poco esa mentalidad que predomina?
“El arte no va a cambiar la sociedad, sino que incide en el ser humano por la belleza que emana del arte.”

¿Cómo empezó la lucha del arte, El Kolectivo y tu persona contra Martinelli?
“Todo empezó con lo del terreno de la ex Embajada gringa, luego la torre financiera y los murales del 9 de enero. Esas fueron las luchas más simbólicas.”

¿Cómo te sentías cuando Martinelli mandaba a borrar los murales?
“No sentía nada, yo soy pariente de trabajadores, somos luchadores. La pelea es pintando.”

¿La vida es blanco y negro o a colores?
“Ninguna de las dos, es desequilibrada y uno la pinta como quiere. La vida debería ser como la bandera gay, con todos los colores.”

¿Cómo quisieras que te recordaran?
“Pintando y sonriendo. Hasta la sonrisa siempre.”


Para ver la entrada original de Chicha Fuerte pueden hacer clic aquí.

Por:
R. B. Lescure

sábado, 6 de junio de 2015

Premio Diplomado en Creación Literaria

Si has formado parte de alguna versión del Diplomado de Creación Literaria de la UTP, en cualquiera de sus XIII versiones desde el 2001, puedes participar en este concurso que está a punto de cerrar.

Las obras, por triplicado, deben entregarse en horas laborables   a más tardar el viernes 19 de junio, a las 4:00 p.m., en la oficina de la Vicerrectoría de Investigación, Postgrado y Extensión de la UTP, ubicada en el edificio de Postgrado, al final del pasillo de la la planta baja, a la izquierda.

BASES

Introducción:

El Diplomado en Creación Literaria de la Universidad Tecnológica de Panamá, creado en 2001 para perfeccionar conocimientos y aptitudes de personas con un talento literario empírico, se ha venido impartiendo anualmente hasta la fecha. Lo dictan experimentados profesores que, a su vez, son escritores nacionales reconocidos. Salvo dos años en que por razones de fuerza mayor no fue posible hacerlo, han existido trece versiones del mismo (incluido el de 2015 que termina en mayo de este año). Más de 150 personas han egresado de este Diplomado; aproximadamente el 40% de estos ha publicado posteriormente entre uno y nueve libros en diversos géneros y/o ganado premios literarios importantes, entre estos el Nacional de Literatura “Ricardo Miró”, el Centroamericano “Rogelio Sinán” y el “José María Sánchez”. El PREMIO “DIPLOMADO EN CREACIÓN LITERARIA”, nace en 2011; busca continuar incentivando la creatividad de los egresados  de este Diplomado y, por extensión, enriquecer la calidad de la actual bibliografía literaria panameña. Esta es la cuarta versión del Premio.

BASES
  1. El  Premio  “Diplomado  en   Creación  Literaria” (UTP) es una iniciativa del escritor Enrique Jaramillo Levi, fundador y coordinador de dicho Diplomado. Se crea para estimular la buena escritura literaria en los egresados de esa iniciativa académico-cultural que se imparte anualmente en la Universidad Tecnológica de Panamá –independientemente de la nacionalidad de los autores-; y por tanto para dar a conocer nuevos talentos literarios que escriben en Panamá.  
  2. En   2014   se   convoca  la  cuarta versión  de  este certamen en  el género CUENTO, con el patrocinio de la UTP. En el futuro podría convocarse en otros géneros si se considera conveniente.
  3. Podrán     participar    en     el    certamen,     mediante     seudónimo,  solo  las  personas que hayan egresado de alguna de las versiones del Diplomado en Creación Literaria que viene impartido la UTP desde 2001 hasta 2015, inclusive; y que así lo puedan demostrar.
  4. El   Premio  consiste  en  la  suma  de  B/. 500.00;   Diploma   de Honor al Mérito; y la publicación de 300 ejemplares de la obra ganadora por parte de la Editorial Tecnológica, de la Universidad Tecnológica de Panamá. La UTP sólo tendrá derechos de publicación sobre la primera edición, salvo que una vez agotada ésta se pacte lo contrario con el autor u autora. El ganador recibirá 20 ejemplares, y el resto de la edición será comercializada, entregada a algunos críticos y periodistas culturales, así como donada a bibliotecas locales. El ganador podrá comprar ejemplares adicionales de su obra con el 30% de descuento.
  5. Podrá haber una o dos Menciones Honoríficas si por la calidad de otras obras participantes el Jurado Calificador lo considera apropiado; éstas consistirán en un paquete de libros donados por la UTP, así como en un Diploma de Honor al Mérito.
  6. Los participantes deberán presentar  un  mínimo de 5 cuentos, que en total no excedan de 70 páginas ni sean menos de 40, escritos por un solo lado en papel bond de 20 lbs., tamaño carta (8 ½” por 11”), a doble espacio, en letra Times New Roman, 12 pts., con márgenes de aproximadamente una pulgada de cada lado de la hoja.
  7. Los cuentos, que  deberán  ser  inéditos en su totalidad tanto en papel como en Internet, y que no pueden estar participando en otros concursos ni tener comprometida su publicación, se entregarán en tres copias, debidamente encuadernadas con espiral (no empastadas), con las páginas numeradas, y con un Índice al inicio. Las páginas se enumeran completas, desde la primera hasta la última.
  8. Cada cuento llevará título individual y empezará en nueva página; a su vez, cada una de los 3 ejemplares tendrá una página inicial en la que conste el nombre del certamen, el título de la obra en su conjunto, y el seudónimo del autor o autora. 
  9. Junto  con  las  tres  copias  deberán  incluirse,  en  un  sobre cerrado (plica), los siguientes datos: Nombre del autor o autora, copia de cédula o de página principal de pasaporte vigente, teléfonos, correo electrónico, breve ficha biográfica, fotocopia del certificado de graduación de la versión del Diplomado respectivo (o documento legal que constate que el participante ha egresado del Diplomado en determinado año), foto del autor o autora con buena resolución (300 pixeles). La consignación de cada uno de estos datos o documentos es fundamental; de faltar alguno al abrirse la plica, el Fallo podrá invalidarse. En la parte exterior del sobre o plica se consignará únicamente el título de la obra y el seudónimo usado por el autor u autora.
  10. Este  certamen  se   abre  el  9 de diciembre de 2014 y se cierra el 19 de junio de 2015, tiempo suficiente para que participen los egresados de la generación 2015. Un mes después de cerrado y leídas las obras, el Jurado Calificador se reunirá para deliberar, redactar y firmar su Fallo, el cual se hará público.  La UTP organizará posteriormente un Acto de Premiación.
  11. Las  tres copias de cada obra  serán  entregadas  dentro de un solo sobre grande  de  manila, en la oficina de la Vicerrectoría de Investigación, Posgrado y Extensión de la Universidad Tecnológica de Panamá (campus “Víctor Levi Sasso”, edificio de Postgrado, planta baja), de  8:00 a.m. a 4:00 p.m., a más tardar el 19 de junio de 2015. La UTP entregará una copia de las obras recibidas a cada uno de los jurados designados, junto con una lista de los títulos de dichas obras.
  12. El   Jurado  Calificador,  integrado  por  3   escritores   o   intelectuales de reconocida trayectoria, será designado por la Universidad Tecnológica de Panamá. Por razones obvias, no podrán integrarlo los actuales profesores del Diplomado en Creación Literaria.
  13. Tanto los   miembros   del   Jurado   Calificador como los autores participantes en el concurso mantendrán secreta  su  identidad. 
  14. El dictamen se entregará por escrito y debidamente razonado a la Dirección de Extensión de la Vicerrectoría de Investigación, Postgrado y Extensión de la UTP. Asimismo, el Jurado Calificador devolverá a la UTP, las tres copias de cada obra recibida. Las que no sean premiadas o mencionadas serán destruidas.
  15. El Jurado Calificador no podrá declarar desierto el certamen, pero podrá haber Fallo de Mayoría; en ese caso, se incluirá también en el dictamen final el Fallo de Minoría. El Fallo será publicado por la Editorial Tecnológica como una sección del libro premiado.
  16. Quien haya ganado ya este certamen no podrá volver a participar en años posteriores.
  17. Se entiende que los participantes aceptan plenamente cada punto de las presentes Bases.
  18. Para cualquier duda o aclaración legal, los organizadores del Premio acudirán al Departamento de Asesoría Legal de la UTP.

Panamá, 9 de diciembre de 2014
Vicerrectoría de Investigación, Postgrado y Extensión
UNIVERSIDAD  TECNOLÓGICA  DE PANAMÁ

                            

viernes, 29 de mayo de 2015

Reviviendo blog / Delirios borrachos

Llevo casi un año (se cumple en agosto) de no hacer ninguna publicación en este espacio, al igual que también llevaría un año de no subir vídeo recitando poemas en mi canal de YouTube, y ni siquiera mencionaré mi segundo canal porque me fundiría más en la vergüenza que tanta dejadez implica.

Al igual que muchos que administran blogs tengo mis responsabilidades (trabajo, actividades extracurricurales, estudios, etc.), pero eso no es excusa para dejar descuidarlo, si otras personas lo pueden hacer yo también. Ha visto muchas publicaciones anteriores en las que pongo que tengo que hablarles de ciertos viajes que he hecho, la realidad es que la cifra de viajes ha aumentado y hay otros más en camino, así que me queda mucho trabajo por hacer (y espero que en esta ocasión sea completamente cierto mi compromiso por subirlos).

En fin, decidí revivir este pedacito de espacio que tengo en el cibermundo con un poema de mi autoría.

"Delirios borrachos"
Retazos oscuros circundan los muros,
llamo tu nombre
para lánguido caer en lágrimas
ante el silencio de lo absurdo.

Aunque sea, salva mi sombra,
en la noche flotan pesadillas
y el antiguo sueño de haberte amado.

Mas al final,
cuando me atrapan las horas muertas
escucho los pensamientos alcohólicos
de nosotros
siendo versos.


Nota: El poema está escrito como él y no como ella.


R. B. Lescure

domingo, 10 de agosto de 2014

Hola viejo.

Se me pasa por la cabeza esa canción de Enrique Iglesias que inicia "Hola viejo, dime cómo estás. Los años pasan y no hemos vuelto a hablar, y no quiero que te pienses que me he olvidado de ti". Esta canción puede estar fuera de contexto conmigo y la relación con mi viejo (al que yo cariñosamente le decía "daddy"), pero me parece que es una realidad de muchas personas viven con sus padres. Nos distanciamos.


Creo que por motivo del 3er aniversario de la muerte de mi padre me gustaría dejarles un consejo sobre la importancia de pasar tiempo con nuestros padres y una lista de cosas que me enseñó en vida, tal vez para inmortalizar en parte su pensamiento sencillo en la web.

Consejo

Mi mejor consejo (tal vez de una persona que no ha sabido manejar de la mejor forma sus relaciones interpersonales pero ha tratado de mejorar con el tiempo) es que nadie es perfecto, ni siquiera nuestros padres. Puede ser que cuando estemos pequeños los idealicemos y veamos un tipo de supehéroe o protector, vemos a alguien con la capacidad de cambiar nuestras vidas, pero cuando vamos creciendo y obteniendo razón de nuestro entorno también comenzamos a darnos cuenta que nuestros superhéroes no son tan perfectos como los idealizamos de pequeños.

Nuestros padres también cometieron errores, al igual que nosotros tienen sus inseguridades y por el hecho de que sea mucho mayores que nosotros no quiere decir que no se vayan a seguir equivocando, siempre se van a equivocar, ninguno de ellos nació sabiendo cómo ser un buen padre o persona, pero siempre (o por lo menos la mayor parte del tiempo, y si tenemos el mínimo de suerte) van a buscar la forma de reivindicarse contigo.

Creo que la mejor lección que les puedo dejar sobre cualquier padre o madre es que cuando los juzguemos los debemos juzgar como padres, no si fueron buenos hombres o mujeres, o si fueron buenos trabajadores, o buenos maridos o esposas, incluso no te corresponde juzgarlo si fueron buenos hijos o hermanos, te corresponde juzgar si ellos contigo fueron buenos padres, si en serio cumplieron contigo de todas las formas que un padre o madre debió cumplir, si te enseñó cosas básicas de la vida y si te amó. No siempre se puede ser bueno en todo.


Sus enseñanzas

Mi padre fue una de las personas más sencillas y fácil de complacer que pude conocer en toda mi vida, la mejor descripción de esto la puedo dar con una breve anécdota, el último cumpleaños que pasamos con él (dos semanas antes de su partida) le regalamos unas camisas y pantalones que quería, pero no habíamos encontrado como forrarlas así que fuimos a otro almacén y compramos una bolsa de regalos, la bolsa tenía una imagen de unos cachorros caminando. Cuando le dimos el regalo (como tradicionalmente lo hacíamos a las 12:01 de la noche) lo que a él más le gustó fue la bolsa, para él esa era la bolsa más bonita que en su vida le hubiesen podido dar, después se dio cuenta que adentro había la ropa que quería, guardó la ropa y colgó en un lugar visible la bolsa para verla cada vez que se levantaba.

Después de esta breve anécdota les dejo un top 15 de las mejores enseñanzas que me dejó mi daddy:

  1. "Para tener buenos amigos primero hay que ser un buen amigo". Creo que gracias a este consejo tengo los buenos amigos que tengo actualmente, no siempre he sido una gran amiga, lo admito, me he equivocado muchas veces, pero el ser humano está diseñado a evolucionar no involucionar.
  2. "Si puedes ahorrarte un problema ahorratelo". Algo que él nos enseñó porque lo aprendió a las malas, a veces sólo suspiraba y nos decía que ya sabe que nadie aprende por cabeza ajena pero si pudiésemos lo hiciéramos.
  3. "Cuando te la cagas sólo te queda admitirlo, asumirlo y decir "perdón, me la cagué"". Si me hubiesen dado un dólar por cada vez que escuché esto durante toda mi vida creo que tendría suficiente dinero para comprar un huevo de dragón.
  4. "De nada te sirve llorar a los muertos si en vida fuiste una mierda con ellos". Y esto tiene tanta lógica, porque aparentemente todo el mundo es bueno y "ay pobrecito" cuando se muere, pero nosotros qué hicimos por esa persona en vida, ¿lo tratamos bien?
  5. "Siempre hay alguien que necesita tus cosas más que tú". Esto era algo que escuchábamos muy seguido, en especial cuando algún compatriota de él (él era peruano) llegaba con cualquier problema y el se quitaba el reloj para que lo empeñara, o iba a su cuarto a buscarle ropa y zapatos que él decía que no le eran necesarios. 
  6. Los perros son como unos bebés. Siempre escuchaba esto o cualquier cosa parecida cada vez que dejaba algo mal puesto y los perros se lo comían y lo destruían... "pero si él es sólo un cachorrito" eran sus siguiente palabras mientras les sobaba la cabeza -cabe mencionar que después los regañaba-.
  7. Siempre abre tu casa a quien lo necesite, un puesto en la mesa para quien tenga hambre y un poco de tiempo para con quien quieras compartirlo. Creo que la simple enseñanza en sí lo dice todo, y creo que en gran parte la he llevado conmigo durante mi vida.
  8. "Hombre sólo es hombre en la cama, en todo lo demás es igual a la mujer". Desde que tengo uso de razón mi padre nos decía esto a mi hermana y a mi, no sé qué él estaba pensando al decirle esto a unas niñas que no tenían idea de la gran connotación de esta frase, pero de que me quedó me quedó, y es 100% cierta. Hasta el sol de hoy la repito.
  9. "Consiganse a hombre que las trate igual o mejor que yo, nunca menos". Mi padre era un hombre espléndido y detallista, todos los domingos (o por lo menos la mayoría) él nos llevaba -tanto a mi madre como a nosotras- el desayuno a la cama; a él le encantaba cocinar, en especial comida peruana (los mariscos eran su especialidad).
  10. "Todos los hombres somos una mierda". Esta era otra de sus facetas jajaja, entre las dos anteriores y esta de acá no sé qué concepto él esperaba que yo tuviese sobre el sexo masculino, pero creo que lo que él trataba de expresar que nadie es perfecto, pero siempre hay que buscar alguien que nos trate bien y nos merezca.
  11. "Si vas a hacer una fiesta hazla bien, aquí no jugamos a la comidita". Creo que cualquier amigo mío que haya conocido a mi papá puede corroborar esto, prácticamente él era quien organizaba mis fiestas y patrocinaba las borracheras en mi casa. Mi mamá sólo agachaba la cabeza y hacía sopita para después.
  12. "De nada me sirven tus 5.0, tus A's y diplomas si eres una mierda". De las frases que él decía y que más me han llegado, ¿para qué tanto títulos si no tienes trato de gente? ¿para qué tantos honores si no sabes como tratar a tu madre, padre, hermana, amigos, etc.?
  13. Está bien ser buena gente, pero que no te agarren de idiota. Algo que aprendí de él de tantas malas jugadas que le hacían, muchas veces se aprovecharon de su bondad y noble corazón.
  14. "Esta enfermedad es mental". Lo decía entre risas al referirse de su cáncer. El cáncer nunca fue obstáculo para seguir siendo la persona jovial que siempre fue. No voy a mentirles, él estuvo bastante mal por tres años, pero nunca dejó que su enfermedad lo definiera.
  15. "El mundo está construido a base de pequeños detalles". Su frase más célebre, y creo que gracias a ella es que valoro mucho más las cosas pequeñas que cualquier gran regalo, un detalle puede ser un saludo, una visita, una rosa, unas palabras de ánimos en el momento indicado, un beso, una buena película, un libro, un chiste... todas estas pequeñas cosas son detalles que nos alegran la vida.


Gracias por haber leído esta nota, es muy personal para mí, pero espero que alguna de las sencillas enseñanzas de mi padre les puedan servir para tener un nuevo enfoque de la vida.

Por:
R.B. Lescure

Posdata.: Hay dos cosa que me hubiese gustado hacer más con mi padre, son: haberme tomado más fotos con él y haberle demostrado más veces cuánto lo quería.

lunes, 4 de agosto de 2014

¿Cómo te sientes ahora, licenciada?

Ya pasaron casi dos meses desde que fue mi acto de graduación, ese acto protocolar que de seguro mucho tuvimos en nuestra cabeza el primer día que pisamos las aulas de la que iba a ser nuestra casa académica por los siguientes años - cuatro en mi caso-, teníamos grades expectativas y queríamos cambiar al mundo, o por lo menos esa era yo, y me atrevo a decir que todavía queda mucho de eso en mí, sólo que ya con una visión un poco más clara y cruda de cómo funciona al mundo, y sabiendo que lastimosamente los utópicos y los soñadores de un mundo mejor somos tachados en ocasiones como lunáticos y personas que luchan por causas que no tienen sentido lucha porque eso nadie lo va a cambiar -me alegra saber que personajes como Martin Luther King y Nelson Mandela sí creyeron en sí mismos, y son muestra que la utopía sí existe-.


Tal vez algo que tengo mucho que agradecer es a una Corina de 17 años que no quería entrar a la Universidad y pretendía irse de misiones, que quería formar parte de un cuerpo de paz y tenía como un ejemplo mártir a la Madre Teresa Calcula - una gran mujer con un gran corazón sin lugar a dudas-, esa Corina dejó una carta, o por lo menos vestigio de lo que quería hacer y de lo que pretendía a la hora que por fin tomó la decisión de estudiar Derecho y Ciencias Políticas en su país, y, cabe resaltar, en la Universidad donde su madre también se había titulado. Esa niña pensaba que tal vez estudiando muy duro podría ayudar a todos aquellos que la necesitaran, esa niña pensaba que el campo de batalla del mundo real podría esperarla a que ella estuviese preparada para enfrentarlo, y que tal vez con ese pedazo de papel en su mano podría cambiar la vida de alguien, esa niña sólo quería dar un poco de amor al mundo y soñaba en cambiar la forma en que se ve la profesión que había escogido, y se pareciera más a la "carrera del amor" que ella tanto soñaba.

Cuando entras en la Universidad comienzas a ver los primeros vestigios de cómo funciona el mundo, y en los primeros años te llenas de entusiasmo al darte cuenta que hay otras personas que tienen ese ímpetu de cambiar las cosas, pero te decepcionas un poco cuando te percatas que muchos no quieren cambiar al mundo, simplemente quieren decir que trataron de hacerlo y no lo consiguieron, y los pocos que aún tenían ese espíritu se contagiaron de la enfermedad de "vivir en el mundo real", llega la "fiebre del dinero" y el "estoy ocupad@", el cual sólo es el inicio de estar apegado a la rutina de un sistema que nos absorbe con la imagen de libertad.

Hice cuatro años de carrera, en los cuales estuve involucrada en actividades extracurriculares a toda la distancia -en unos momentos más que otros-, participé de eventos y actividades independientes de la Universidad, logré viajar, trabajé para ganar experiencia profesional durante la mayor parte de mi formación como futura licenciada, y, lo más importante, seguí escribiendo para no olvidar quién era, para no olvidar los sueños y metas que nos trazamos cuando empezamos algo, y a pesar tuve mis momentos en que se me olvidó mi norte.

Es extremadamente curioso cómo cambia nuestra mentalidad, cómo vamos mutando hasta convertirnos en el ser que vamos a ser el resto de nuestras vida, y en especial me parece curioso cómo en ciertos aspecto eramos mucho más sabios y ambiciosos sobre nuestras vidas y el lugar que queríamos ocupar en el mundo cuando eramos mucho más jóvenes. Es muy fácil corromper nuestro ser ante la presión social de ambicionar por un mejor auto o casa, y -sin lugar a dudas, la peor de todas- nos empezamos a creer que el decir que tenemos una rutina super aburrida en un trabajo estable, en el cual pasas parte de tu tiempo enojado en el tráfico o mortificado por estrés, nos da cierto rango social y superioridad irónica, sencillamente porque tener un trabajo en una oficina es algo "bueno" socialmente.


Recuerdo la mañana del día de mi graduación, las redes sociales estaban inundadas de fotos y agradecimientos, con palabras de "lo logré", "por fin", etc., pero yo sólo pensaba "está bien, es un logro, y la verdad es que también voy a subir una foto a redes sociales para poder recordar el momento (y porque sé que las fotos de graduación siempre tienen muchos likes), pero en teoría ¿no era nuestra responsabilidad terminar la Universidad? En especial para aquellos que sus padres eran los que hacían el esfuerzo de pagarla y habían decidido previamente que era esa carrera la que querían".

Estaba contenta, pero no feliz, todo me parecía tan protocolar, en momentos me sentía vacía, pero no porque no sintiera que no mereciera mi diploma o porque estuviera inconforme con la formación que había recibido, sino porque no lo sentía como el gran acontecimiento en mi vida que me iba a cambiar, tal vez en algún momento pensé que tener un diploma en mano me definiría, pero desde hace mucho tiempo me había dado cuenta que no. Un papel no define quien eres, pero la sociedad te lo pide como referencia para poder hacer lo que sea, incluso si lo quieres hacer de buena voluntad, y gratis, te piden un banal pedazo de papel que no refleja la verdadera persona que eres, tus verdaderos conocimientos y tus intensiones en este mundo.

Entonces, dime, Corina de 22, casi 23 años, ya eres licenciada, ¿cómo te sientes?

Me siento como en una interrogante, en un "¿Esto era todo? ¿Para esto estudiamos? ¿A quién estoy salvando con lo que estoy haciendo? No he salvado nada, es más, nos seguimos perdiendo cada vez más". Tal vez soy yo la que se encuentra en una crisis existencial, pero sencillamente no le encuentro sentido estar esperando marcar un check list de cosas predeterminadas por el "status quo" y la sociedad monótonamente infeliz, y que yo no he decidido que deba hacer para tener una vida plena y feliz.


Digo "quiero, quiero, quiero", lo digo y escucho tan seguido, al igual de seguido que veo nuestras ilusiones y sueños juveniles morir en la esquina de seguir el orden social.

Siento que este post se me ha salido de las manos y que estoy viviendo una revolución interna que no me deja condensar ideas... Esta historia continuará.

Por:
R. B. Lescure

lunes, 21 de julio de 2014

Volverán las oscuras golondrinas - Gustavo Adolfo Bécquer

Creo que este es uno de los poemas que demuestran con más fuerza lo que un gran amor nos puede dejar. 

El poema de Bécquer deja claro que después que se vive un gran amor (y cabe aclarar que cero modestia de su parte al referirse que él es ese gran amor en la vida de la dama a la que dedica los versos) es imposible olvidarle, porque aunque se crea que se ha vuelto ama, aunque se crea que la ilusión del amor romántico vuelva no será real, porque el verdadero amor sólo se vive una vez y con nadie más que él la vivirá.


Volverán las oscuras golondrinas 
en tu balcón sus nidos a colgar, 
y otra vez con el ala a sus cristales, jugando llamarán;
pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar; 

aquellas que aprendieron nuestros nombres, 
esas... ¡no volverán!
Volverán las tupidas madreselvas 
de tu jardín las tapias a escalar, 
y otra vez a la tarde, aun mas hermosas, 
sus flores abrirán;
pero aquellas cuajadas de rocío, 
cuyas gotas mirábamos temblar 
y caer, como lágrimas del día... 
esas... ¡no volverán!
Volverán del amor en tus oídos 
las palabras ardientes a sonar; 
 tu corazón, de su profundo sueño 
tal vez despertará;
pero mudo y absorto y de rodillas 
como se adora a Dios ante su altar, 
como yo te he querido... desengáñate, 
¡así no te querrán! 


Por:
R. B. Lescure

miércoles, 9 de julio de 2014

Ser "Open Mind"

Últimamente escucho mucho eso de ser "open mind" (ser "mente abierta" en español) y ese nuevo estigma social en el que debes aceptarlo todo, hacerlo todo y experimentarlo todo porque sino lo haces eres un "mente cerrada" y estás a un paso de haber sido criado en el siglo XIX.

En lo personal me parece tonto, e incluso me parece falta de criterio tener que aceptar todo porque esa es la "moda" o por pertenecer a cierto grupo de amigos.

¿Dónde quedó la libertad de escoger? ¿Dónde quedó el criterio? ¿Dónde está nuestra cordura y discernimiento? ¿A dónde va la individualidad y diversidad?... ¿Qué sentido tiene estar vivo y decir que somos diferentes si ahora todos tienen que ser "open mind"? ¿A caso no puedo tener una opinión diferente?

Quiero aclarar que no todas las personas que conozco son así, pero últimamente me he topado con muchas de este estilo. En lo personal, para mí ser "open mind" no quiere decir aceptar toda idea o pensamiento de "new age" que llegue a nuestras manos, sino que debemos escucharlo con atención y hacernos un sin número de preguntas para poder aceptarlo, para saber si realmente quiero aceptar algo nuevo a mi vida, y si no lo quieres aceptar sólo tienes que crear tu criterio al respecto.

Creo que se ha prostituido de mala forma eso de ser "open mind". El hecho que (a continuación pondré ejemplos tangibles y mis disculpas a aquellos que no estén de acuerdo o se sientan aludidos) consumas drogas no te hace "open mind", que tengas amigos o seas homosexual no te hace "open mind", que estés a favor del aborto, del alquiler de vientres o de la fecundación artificial no te hace "open mind", que estés de acuerdo con practicar el amor libre no te hace "open mind". Al igual que el ser un puritano casto no te hace un "mente cerrada", que te encuentres en contra del matrimonio homosexual no te hace un "mente cerrada", que estés en contra de la experimentación genética, los anticonceptivos o la eutanasia no te hace un "mente cerrada", y tampoco el que digas ser monógamo por naturaleza te hace un "mente cerrada".

Creo que lo que realmente nos puede hacer quedar como "open mind" o "mentes cerrada" son nuestras actitudes y evasiones a querer escuchar opiniones diferentes a la de nosotros. No estoy diciendo en ningún momento que si no estamos de acuerdo con un tema no expongamos nuestro desacuerdo (todos tenemos el derecho a la libertad de expresión, y ese derecho incluye hasta decir lo contrario de lo que los demás piensan - no hay derecho a la libre expresión sin el libre pensamiento-), sino que al escuchar una opinión que es diferente a la nuestra debemos escucharla por muy en desacuerdo que estemos y debatirla de la forma más cuerda posible.

Tengo amigos con los que pienso totalmente diferente, pero somos amigos porque podemos discutir nuestros puntos de vistas sin tener que llegar a un acuerdo, y hay una retroalimentación de conocimientos extraordinarios, y esta, justamente esta, es la clave para vivir en armonía.

La clave de ser "open mind" no es ser abierto a aceptar todo lo nuevo, sino ser capaz de escuchar las opiniones diferentes y comprender que toda persona tiene el derecho de pensar y actuar de diferentes formas, inclusive si nosotros consideramos que esas formas son totalmente disparatadas.

En fin, creo que lo único que quiero decir es que vivamos y dejemos de vivir, escuchemos y veamos con ese par de oídos y ojos que Dios nos dio, pero eso no te quita el derecho de opinar cómo tú piensas cuál es la verdadera forma de hacer las cosas, después de todo tenemos un cerebro para pensar, un par de manos para escribir y una voz para hablar.

Por:
R. B. Lescure